Cómo leer el Libro Rojo de Jung


Lo primero sería que no leyéramos con ningún tipo de exigencia intelectual, ni prisa, ir hacia el Libro Rojo requiere de una paciencia y un tiempo especiales, y una cualidad de líquido… el libro es verdaderamente un reino dimensional que puede operar la liberación de nuestra magia, pero si nos acercamos a él exigiendo la revelación, ésta se evade.
Lo primero para acercarte al Libro Rojo es volverte sangre que fluye por los renglones, dejar de ser un ser pensante para ser un ser "sintiente".
En este libro Jung explora a la manera de un científico un reino sagrado, y el reino lo primero que le pide es que deje su piel de científico y entre directamente al templo como un hombre.
En las siguientes palabras de Jung descubrimos cuánto le debe haber costado despojarse de esa capa protectora, al leer el Libro Rojo pensaríamos que Jung estaba familiarizado con la fantasía… por eso sus palabras nos sorprenden:
"Permitir que hubiera fantasía en mí mismo tuvo el mismo efecto que el que se produciría en un hombre que llegara a su puesto de trabajo y encontrara todas sus herramientas volando a su alrededor y las viera hacer cosas independientemente de su voluntad."
El género del Libro Rojo es un híbrido que no permite clasificaciones, aunque nos encontramos abundantes secuencias dialógicas, género destacado en la filosofía occidental (en 387 d. C San Agustín en sus "Soliloquios" utiliza el diálogo entre él y la Razón). En el libro Rojo igualmente Jung conversa con sus realidades psíquicas, con los personajes de su errancia interior, personajes que se le presentan para fomentar el diálogo, y hacerlo descubrir la otredad propia.
Estas imágenes que aparecen ante Jung son producto del inconsciente, no del yo; y como realidades "independientes" (independientes de su yo social, del yo cerrado en los perfiles de su nombre y su historia) se presentan a Jung, son voces de "otros", son personajes, máscaras de sí mismo,  aunque son otros, son también su propia voz, algo tan común al oficio del escritor, tan común. El escritor se adueña de esta estrategia narrativa, y deja que sus personajes tomen el control, el escritor crea sus realidades psíquicas y se aleja de ellas, como Jung. Tal vez por ello la literatura sana, redime, aunque no sea una de sus funciones, es una de sus consecuencias.

El arte y la ciencia que se derivan del Libro Rojo (arte porque los párrafos son extensos poemas en prosa, propuestas filosóficas bajo el ornato de una estética desgarradora; y ciencia en tanto el estudio del Libro Rojo desvela a los seguidores de Jung las razones profundas de sus presupuestos científicos) no son más que sirvientes del espíritu creativo, que es el que debe ser servido. Ese espíritu creativo es el móvil interior de ambas disciplinas, no es su objeto de estudio, sino la fuente de vida.

Comentarios

Entradas populares