Fiestas de Yule




10 DE DICIEMBRE
MAZ (Museo de Arte de Zapopan)
En punto de las 7 pm

Muy bienvenidos todos los que nos acompañan, autores ilustradores, amigos, público en general, niños, niñas. Esta es una celebración gozosa, el tiempo navideño está cerca, aquí casi no caen copos de nieve pero algo en el ambiente nos hace imaginarla. Y así, imaginando que del cielo descienden leves copos de una nieve blanquísima cerremos los ojos, una flauta nos llevará hasta las montañas nevadas de un mundo mágico para celebrar Fiestas de Yule.

Y abierto este umbral, avancemos...



Palabras de Luz Villaseñor Parra durante la presentación de Fiestas de Yule en el MAZ (Museo de Arte de Zapopan de Guadalajara):

Esta Navidad la empecé a vivir con dos regalos: el primero una invitación que me iluminó el alma, llegaba a algo muy mío: la afición por la lectura, actividad que en mi imaginario, comparto todavía con mi padre (quien partió hace muchos años) pero que me dejó impregnada.
El segundo, un libro rojo…. que venía como un regalo y como un reto: PRESENTARLO…..Acepté de manera automática, con emoción y algo de angustia (ustedes saben en diciembre si algo no nos damos es tiempo).
Decidí que primero seria “mi libro de lectura”, y como para mí la lectura es gozo, me di a la tarea de gozarlo….  de descubrirlo poco a poco. Antes de abrirlo me llamó la atención…. por qué rojo?
Empecé a manipularlo, a sentirlo: la edición era magnifica, muy cuidada en todos sus elementos.  Lo fui abriendo como un tesoro…. Y ya si no!!!! Contenía 19 cuentos de 13 escritores diferentes y sí, también incluía ilustraciones, pero cada una completamente diferente a la otra.  Al momento confirmé que eran elaboradas por diferentes ilustradores, ¿cuál sería la razón?  
El titulo me llamó la atención: “Fiestas de Yule”, a qué se refería, de donde se originaba….?  Un primer impulso fue buscar en google el significado de “Yule”, pero no, me contuve con la intensión de descubrirlo a través de la lectura.
Me dispuse a leerlo desde el corazón.  A saborearlo, a gozarlo…

Desde el primer cuento el libro se abrió como el tesoro que es: cuentos en torno a la Navidad, producto del taller "Autores Mágicos", me gustó la propuesta y, como al efecto de un imán,  me vi motivada a conocer a los autores a través de sus escritos.
Mi primera idea va al hecho de su producción, hombres y mujeres que se comparten a través de su escritura, sus historias, su cosmovisión….Y yo creo que más de alguno estaba compartiendo su propia experiencia en torno a la Navidad.
Las historias narradas me llevaron a un viaje imaginario, no solo por diferentes lugares, sino épocas, creencias, sueños, esperanzas en los que niños y adultos se mezclan en la magia de la Navidad.
                                               
Siempre me ha llamado la atención el que se escriban cuentos para “adultos”, por lo general relaciono el estilo literario a los niños, a esas historias que les contamos y que van construyendo su mundo.  En estos cuentos Navideños ha sido sencillo responderme, ya que al adentrarme a la lectura (como una adulta que soy) de pronto brotaba mi niña y las historias me llevaban a una danza entre las dos.
En ellos aparece la familia como el centro, personajes presentes y ausentes que viven y transmiten tradiciones, rituales y costumbres.  En todos ellos hay algo mágico que solo se puede descubrir desde el corazón: los sentimientos que despiertan que confrontaran al lector (creo yo) a su propia experiencia en torno a la Navidad y que nos abren diferentes manera de vivirla.
Cada cuento es totalmente diferente a los demás, en unos la historia nos lleva a los típicos regalos que se esperan en la noche de Navidad: reales e espirituales, en otros la relación entre los personajes familiares presentes y la añoranza por los ausentes, los alimentos que se comparten, el cruce de simbología entre una cultura y otra, aparecen los personajes típicos que se han creado y nuevas propuestas, el contraste entre familias de escasos recursos y otras en las que abunda la riqueza,  etc.  Me puedo aventurar en que en todos hay dos elementos comunes: los recuerdos, la esperanza….
Otro elemento importante y cuidado en la antología, es la relación entre el mensaje de la historia y la ilustración.  Para mi fue como un elemento provocador, partir de la ilustración y luego leer el cuento, al final volvía y la gozaba…..
Me parece enriquecedora la participación de nueve ilustradores, porque aportan diferentes expresiones plásticas y logran a través de ellas ser un elemento que motiva a la lectura.
Al terminar el libro, se me quedan en el alma las historias y me invita a abrir mi sentido de “Navidad” a otros…..
Por último el título, al finalizar mi lectura me doy permiso de investigar que significa “Yule”, y al hacerlo me doy cuenta de que se refiere a una fiesta Pre-Cristiana que pertenece a la mitología nórdica, que al igual que nuestra “Navidad” se celebraba en el solsticio de invierno, una fiesta en familia que ofrecía la oportunidad de recordar ancestros, amigos ausentes.  Una celebración en torno a la mesa donde un ingrediente era la hospitalidad.    Entonces hago mi último descubrimiento….. El titulo también abre una historia, historia que incluye juego de palabras y su significado, que lo puedo traducir como una invitación a unir tradiciones, rituales milenarios, a vivirnos como parte de una historia en una aldea global.

Luz Villaseñor Parra

Diciembre 10 del 2013



Y aquí las palabras de la escritora Tessie Solinís Casparius que también compartió su experiencia con Fiestas de Yule:
Las fiestas de Yule (proviene del nórdico antiguo: Júl) es una festividad que se celebra en los pueblos nórdicos cada solsticio de invierno, está relacionada con la mitología germana y con el paganismo nórdico. 

Pero también es el más reciente título editado por la Editorial Salto Mortal en donde se disfrutan 19 relatos navideños, cuentos cortos que nos muestran distintas versiones de un misma festividad.

Yolanda Ramírez, (coordinadora de la publicación) nos advierte en la primera frase del libro: “El sincretismo religioso permite que durante siglos las fiestas que los hombres celebran sigan conteniendo el símbolo original”.

Así pasamos a "La primera navidad del mundo", escrito por Yolanda Ramírez en donde imaginamos origen del hombre y su contemplación de las estrellas, el deseo de agradecer lo que nace y muere. 
De ahí, una muestra del sincretismo religioso en "Xaureme, wamatsika (Xaureme, el hermano mayor)" escrito por Sandra Paz Wirikuta, emotivo texto en donde vemos como dos culturas pueden compartir el mismo momento. 

Con "Un feeérico cuento de navidad", le damos lugar a la fantasía y a las hadas que habitan bosques misteriosos, texto de Nicte García Yuen, ilustrado por L.E. Mitzy.

La navidad también puede ser motivo para hacer amistades, como lo leemos en el simpático relato "Los 12 días de navidad (breve historia de un Nene y un pavo)" de Luisa Amelia Bañuelos.

En "Regalos especiales" de Yolanda Ramírez reflexionamos acerca de la importancia de los deseos de poseer o de no olvidar, lo material y lo inmaterial…de cómo todos tenemos esos anhelos.
Con "Ese año había más trabajo que nunca en el taller" de Flori Pérez, nos damos cuenta de las historias detrás de los juguetes, no sólo de quienes los fabrican sino de quienes los atesoran.

En "El deseo de Lina y Pau", de Paulina Álvarez, volvemos a la magia con un relato relacionado al pino navideño.

"Navidad en aprietos", de Yolanda Ramírez, una historia en donde en una casa en donde cabe el amor, a pesar de pequeña, hay lugar para el árbol más grande.

En "Papá Miguel" de Cristi Flores, vemos la infancia del que más tarde podría ser Santa, en una historia que nos hace recordar a los abuelos y sus aficiones por algunos juegos y juguetes.

"El fruto prohibido" de Yolanda Ramírez es un buen ejercicio de similitudes entre el deseo de Eva con la manzana y una necia pequeña por una esfera rojiza.

"La estrella del abuelo", de Cristi Flores, nuevamente nos recuerda a los abuelos, la tradición y emoción del montaje de adornos y la melancolía que esto representa para muchos de nosotros.

En "La Navidad sube y baja", de Carlos Suárez, nos vemos reflejados en los que tienen y los que no, en un interesante juego de realidad ficción de su personaje.

"Navidad en la selva", de Nimemy Marhx Gama, un relato navideño, con animales salvajes y la importancia de la convivencia.

"El Gran artista", de Cristy Flores, relato sobre un personaje que pinta el universo para beneplácito de quienes lo contemplamos.

Con "P.D. Nunca olvido cepillarme los dientes", Karla Medrano nos comparte un simpático relato en donde una niña llamada Lucy hace un trato con el hada de los dientes.
"El regalo", de Luisa Amelia Bañuelos, escuchamos un relato entre niños que bien puede suceder, ejemplo de cómo se debate entre creer y portarse bien a lo largo del año, o asumir las consecuencias.

En "Pavos y baños, crónica de una extranjera que reside en Ajijic", de HarrietHart, llemos la visión de una persona que nos narra cómo experimentó una de sus navidades, entre tartas de melocotón y baños por arreglar.

"Stille Nacht" de Robert Bruce Drynan, es un relato histórico en donde podemos ser partícipes del festejo en tres distintos momentos de la vida de un soldado.
"El árbol de la vida" de Sebastián Okami, es un relato corto en donde nos narra las navidades después de la guerra, texto que nos invita a reflexionar sobre la paz.
El trabajo de los ilustradores: Ángel Campos Frías, Bea Ortiz Wario, Casús Olivas, Carlos Jiménez Velado, Jorge Díaz, L.E. Mitzy, Mariana Pérez Villoro, Natalia Ramos Álvarez y Yolanda Michel Castellanos, son la cereza del pastel, que con diversas técnicas acompañan y enriquecen los distintos relatos.

Las Fiestas de Yule es pues, un libro que debe leerse en casa en las vísperas de las fiestas, en donde nos reunimos en familia a recordar el propósito de la navidad.

Muchas gracias.
Puedes pedir Fiestas de Yule a Cuentos a tu casa. o ir a El Carrito de los cuentos, también está en Gonvill ($250).








Felices autoras participantes de la antología.

Comentarios

Entradas populares