martes, 10 de abril de 2012

Breve discurso en contra de la lectura durante la juventud... (¿sí?)





Creo que  estamos equivocados... Los maestros, los adultos y las autoridades iniciamos una campaña de alfabetización lectora que no ha dado resultado con los jóvenes. Cada vez se resisten con más ganas y mejor a nuestro intento por vacunarlos. ¿Qué hacer?
En lugar de obligarlos a leer, ¡prohíbelo, maestro! Que los jóvenes sepan lo dañino y pernicioso que es leer. ¡No leas, joven!, puede llevarte a elevadas cumbres de placer, y eso no debe ser. Recuerda  mantenerte racional y ecuánime ¡Ya vas a ser adulto! Entonces podrás leer, no tanta prisa. No leas joven, es algo contagioso, una adicción, un medio para evadir la confusión del mundo, la lectura  presenta opciones  que trastornarían a la sociedad. Mira que la mayoría de los que leen luego ya no pueden dar marcha atrás, quedan irremisiblemente atrapados por su fatal encantamiento. No caigas en ello. En la portada de todos los libros debería venir una leyenda, eso sí en letras pequeñitas, que dijera: el abuso en el consumo de este producto puede ser nocivo para la mansedumbre.
Las librerías, que por favor se reserven el derecho de admisión. ¡Prohibida la entrada a la juventud! Tal vez solicitar la credencial del IFE para verificar que hayan cumplido 18 años sería una buena idea.
Los profesores de Español: ¡limítense a dar la materia! y dejen muy claro que la lectura por placer no tiene nada que ver con eso. ¡Qué horror! Lectura por placer, debe ser algo perverso, algo prohibido. ¿Que los jóvenes se esconden a leer? Regáñalos. Y si alguno se sale de control: un reporte. ¿Cómo está eso de que estabas leyendo en recreo? No, no, no. Estos jóvenes siempre tan rebeldes haciendo todo lo que les prohibimos, retando  a las autoridades...

Consigna:
No leer, porque vas a cuestionar tu historia y tu sociedad.
No leer, porque descubrirás que puedes ser como uno de los personajes que supieron cambiar un destino adverso.
No leer, porque te volverás un ser pensante y eso es peligroso.
No leer, porque es  una droga para evadirte en esos momentos de desesperación en los que necesitas un refugio seguro.
No leer, porque te puedes divertir demasiado.
No leer, porque un libro te lleva a otro y nunca estarás satisfecho.
No leer, porque sabrás más que tus maestros y entonces qué te van a enseñar en la escuela.
No leer, porque descubrirás otros mundos y verás que muy poco hacemos por éste.
No leer, porque te olvidarás de la tele y las empresas podrían colapsarse si muchos jóvenes dejaran de consumir sus productos.
No leer, porque los ídolos de la farándula se convertirán en espectros deformes ante tus ojos.
Debemos cuidar esta sociedad materialista. La lectura atenta contra la estructura que tanto trabajo ha costado implementar; sería  como tirar a la basura el dinero invertido para convencernos de conectarnos, fielmente y todos los días, a un aparato de televisión. La lectura es una ruptura de límites, una posibilidad infinita, un paraíso, que como tal, debe prohibirse.

Y si los jóvenes nos preguntan que por qué nosotros lo prohibimos y andamos leyendo a todas horas.  Es que así es el ser humano: bien contradictorio...


4 comentarios:

  1. Ah! con que no quieres que lea?... pues déjame te digo que tú no eres ni mi jefa, ni mi dueña, yo voy a ser lo que se me pegue en gana! voy a leer lo que quiera cuando quiera, como ves? me voy a crear mi propia opinion del mundo te guste o no. yo soy libre y tú no eres quien para decirme que puedo o no puedo hacer. nomás para que te calles, también me voy a juntar con gente que lee, e invitaré a otros a leer y en una de esas hasta me pongo a escribir.

    atte: típico adolescente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. upss, un joven respondón, que maravilla!!!
      Pero no vayas a leer ni Las mil y una Noches, ni los mitos, ni los grandes Clásicos de la Literatura Universal...

      Eliminar
  2. ahhh está buenísimo Yola. Me encantó especialmente la leyenda que sugieres que los libros tengan en la portada: "el consumo de este producto puede ser nocivo para la mansedumbre"
    un beso,
    Ale

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me salió del alma después de años de ser maestra de adolescentes...
      Abrazo, Ale!
      Te extraño, haces falta en autores mágicos y en el rincón de la Mancha.

      Eliminar

Tipos de narrador en una historia. Parte 2

¿Quieres saber por qué es importante tomar en cuenta al narrador? Aquí te compartimos dos videos acerca del tema.